Belmondo

Y no es Jean-Paul Belmondo pero igual de adorable. En la esquina de Mérida y Tabasco que por mucho tiempo estuvo triste y vacía, llegó Belmondo, un restaurante tan acogedor que te va enamorando desde el primer minuto que lo ves. Su diseño es muy sobrio pero tiene detalles que te envuelven, sus centros de mesas con lindas flores, sus portavasos con dos enamorados y la atención que te brindan es bastante amena. Su especialidad son los emparedados,  que son fríos o calientes, vienen acompañados de una ensalada (verde o de papas) o si lo prefieres, papas fritas. Su elección de vinos es bastante buena y también tienen agua del día, me tocó probar la de pitahaya que estaba deliciosa. La presentación de los platillos te invita a probarlos al instante, la selección de productos para cada emparedado dependiendo del ingrediente principal es formidable. Sus postres son irreales, esa es la palabra que encuentro para definir la frescura, delicadeza y sabor balanceado que no en todos lados puedes encontrar. Belmondo me enamoró y sin duda entró a mi lista de favoritos en la colonia Roma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: